Cura los talones agrietados y los callos con este potente remedio casero..

Gracias a los componentes de la aspirina esta puede ser muy eficaz para acabar con los callos y las durezas de los pies. Para obtener resultados satisfactorios debemos ser contantes con el tratamiento

Los talones agrietados y los callos son signos evidentes de falta de atención en los pies. Estos, por lo general, se derivan de la deshidratación y otros factores asociados al ambiente al que están sometidos.

Suelen iniciar con la acumulación de la piel muerta que queda por el exceso de sequedad y la exposición al polvo y toxinas.

Sin embargo, en algunos casos son la señal de alerta de enfermedades cutáneas o deficiencias nutricionales.

Si dejamos a un lado su posible causa, para todos resulta muy molesto padecerlos porque suelen causar dolor y son mal vistos estéticamente.

Debido a esto, ha existido la necesidad de tratarlos de manera eficaz, para reducir su presencia en los pies y acelerar su restauración.

Por fortuna, gracias a las propiedades de algunos ingredientes es muy fácil hacer tratamientos sin tener que invertir grandes sumas de dinero.

En esta ocasión queremos compartir uno bastante interesante, elaborado a partir de aspirinas y alcohol isopropílico al 70%

Remedio casero de aspirinas para curar las grietas y los callos en los pies

La aspirina es uno de los analgésicos más consumidos en todo el mundo por su acción contra varios tipos de dolencias y efecto anticoagulante.

Está comprobado que es un potente antiinflamatorio y cardioprotector, ideal para aquellas personas que tienen tendencia a sufrir enfermedades circulatorias o del corazón.

En los últimos años muchos la han aprovechado como tratamiento para la piel, pues se ha demostrado que mediante su uso tópico puede reducir el acné, las manchas y las células muertas que causan problemas estéticos.

Su aplicación sobre los pies es algo más bien reciente, pues tan solo algunos han dado testimonio de lo buena que es contra los principales problemas podales.

En cualquier caso, muchos están probando el tratamiento porque parece que da buenos resultados en cuestión de días.

 ¿Cuáles son los beneficios de este remedio contra los callos?

En primer lugar se destaca su acción antiinflamatoria que favorece la relajación y el alivio de los pies ante estos incómodos problemas.

Su contenido de compuestos exfoliantes reduce la presencia de células muertas y ayuda a ablandar la dureza para hacer más sencilla su eliminación.

Cuenta con un efecto restaurador, ideal para acelerar la recuperación de la dermis agrietada o lesionada.

También es útil para disminuir la comezón y la presencia de los hongos que causan graves infecciones.

¿Cómo preparar este remedio casero de aspirinas?

El tratamiento casero de aspirinas para sanar los pies es muy fácil de elaborar y deja ver sus efectos en más o menos 10 días.

Antes de iniciarlo es importante dejar claro que sus resultados varían según la gravedad del problema y de la constancia con que se utilice.

Teniendo esto presente puedes proceder a preparar este remedio para solucionar estas afecciones en los pies. ¡Sigue los pasos!

Ingredientes

  • 10 aspirinas
  • 1 taza de alcohol isopropílico al 70% (250 ml)
  • 1 frasco de vidrio oscuro
  • Trozos de algodón o gasa
  • Film plástico (el necesario)

Preparación

  • En primer lugar, coloca las diez aspirinas en un mortero y tritúralas hasta obtener un polvo.
  • Incorpóralas en un frasco de vidrio oscuro y agrega el alcohol isopropílico al 70%.
  • Tapa bien el frasco y sacúdelo para que todo se incorpore bien.
  • A continuación, llévalo a un lugar fresco y seco para dejarlo reposar entre 24 y 48 horas.
  • Durante este período debes agitarlo varias veces para que la aspirina no se quede en el fondo.
  • Pasado este tiempo, procede con su aplicación.

Modo de uso

  • Te aconsejamos aplicarlo antes de ir a dormir para que sus propiedades actúen mientras descansas.
  • Toma un trozo de algodón o gasa y sumérgela en el producto.
  • Escúrrela para quitar los excesos y luego colócalo sobre las zonas afectadas.
  • Envuelve el talón con el papel film, de modo que el algodón quede fijo sobre el callo.
  • Colócate unos calcetines y ve a descansar.

  • Al día siguiente, al despertar, retira el remedio y enjuaga con agua tibia.
  • Recuerda secar muy bien los pies e hidratarlos antes de usar el calzado habitual.
  • Repite el procedimiento durante 10 noches seguidas y notarás que disminuyen notablemente.


Artículos de MUJERES HERMOSAS Relacionados :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Scroll to top